Aire nuevos

Ayer despedimos nuestra tercera visita. Cada persona que ha venido, nos ha traído un … aire diferente. Todos maravillosos, cálidos, comprensivos…, pero cada uno con un matiz diferente.

DSC_0123

Mi hermano Álvaro e Irene, han sido los torbellinos que han aprovechado como locos la ciudad. No hay tienda, zapatilla o sudadero que no conozcan. Han subido, bajado y revuelto el metro, han comido por la calle y, sobre todo, nos han hecho reír una barbaridad con sus fotos.

DSC_0089

Perfectos serían como pareja de patinaje. Mi hermano se puede poner a Irene en la cabeza, y hacer una foto con la mano derecha sin problemas.

DSC_0126

Me ha encantado ver sus caras al descubrir Times Square, y atravesar Central Park a cuatro ruedas. Queda guardado en mi recuerdo, envuelto con papel de seda.

DSC_0138

Me ha encantado despertarles con las manitas de Celia, y que ella les descubra y les haga sus carantoñas.

DSC_0112

Porque esta aventura, es la gran aventura de todos. La nuestra más intensa, la de los turistas que viene a traernos un poco de calor, la de los de el otro lado de la pantalla cuadrada y negra…

.

Nosotros seguimos disfrutando de los días, ya descontando más que hacer lo contrario. Celebrando los cien días de Celia, los tres meses, que estamos vivos, que pronto volvemos, que ha salido el sol, que es una rebelde muy simpática, que tenemos fotos nuevas, que nos compramos unas zapatillas o nos comemos un perrito.

DSC_0167

Al final no hubo día de barbería, tendremos que buscar una en Madrid, que seguro que encontramos una chula.

DSC_0128Pronto enseñamos súper sesión de Lucía M de nuestra Celia, bueno de la que se ha comido la nueva Celia. Está taaaaaaaaaan bonita.

Vamos a por la cuarta visita que viene cargadas de aires nuevos…

.

Persiguiendo sueños y con gente que te quiere alrededor. No se puede pedir más. Porque, chicos, algún día iremos a veros a vosotros, eso no lo dudéis ni un segundo, sólo hay que ponerse manos a la obra.

.

Un café y una canción. Nosotros, nos volvemos a lanzar a la calle. Esta, dedicada especialmente a nuestra tercera visita, porque ha sido la canción de cada mañana, cada, tarde y cada noche.

pinchar en la imagen

pinchar en la imagen

Es la canción de nuestra pequeña, su primera canción, y nos encanta. La cantamos a cada rato y ella sonríe sin parar.

Feliz semana…

Go on, Go on…

Ya, con nuestra tercera visita, y habiendo cruzado el ecuador de esta nuestra aventura, podemos hacer balance.

Hasta ahora, las condiciones, no han sido las mejores, pero siempre en positivo, mirando el tiempo a cada rato para programar y hacer rutas.

Celia crece sin parar, y aunque no nos lo parezca, pues la vemos todos los días, sólo hay que echar la vista atrás en las fotos para darse cuenta.

Esta de aquí abajo es de la primera semana…

.

… y esta, de hace dos o tres días…

.

Es casi el doble, y estamos disfrutando de ella como enanos. Amontonamos momentos que nos gustaría esconder para siempre, para que nadie pueda robarlos, y poder sacarlos como haría Dumbledore con su varita.

Nos hartamos de hacer fotos, intentando no sólo captar la imagen, también el momento, el sentimiento, los olores, …, la sensación de volver a ese mismo punto cuando miras la imagen…

.

Y así, mientras nos pensamos el brunch, en una cafetería-restaurante-bar, demasiado auténtico.

.

Una tostada gigante con la capacidad de absorber un huevo frito, y unas salchichas… Ligero, muy ligero…

.

resacosos todavía de emociones, recargando las pilas para seguir, porque, la vida aquí, no es del todo fácil, pero vida es, y vida hacemos.

DSC_0126

Porque cuando crees que ya te has acostumbrado a la ciudad, a sus millones de personas en su eterna manifestación, como dirías, a los edificios gigante, las tiendas donde encuentras todo de todos los colores, el tráfico, los bomberos, el olor a comida en cada esquina, la continua sensación de ser uno más de todos lo que componen esta ciudad, eternos turistas…, te despistas y miras hacia el horizonte, imponente, kilométrico, recto en todas sus líneas…, y vuelves a quedarte alucinado…

..

Así que go on, go on… y hacer que cada día merezca tanto la pena como para querer volver a mirar las fotos y dejar volar la imaginación hasta ese punto, esa sensación de rascar los bolsillos con los guantes puestos, y que no sea suficiente para entrar en calor… a la sonrisa de labios dormidos, las mejillas rojas y el paso acelerado.

Aqui dejo una de las últimas incorporaciones a la lista papasinthecity

pincha la imagen

pincha la imagen

Primera visita

¿Previsiones para la próxima semana?… Quedarse en casita tras la puerta, tras el frío, saliendo por separado para despejar la ideas.

.

.

Ayer una pequeña tregua, para disfrutar de su visita como debiera haber sido toda la semana, tranquilamente empujando un carro y descubriendo la ciudad. Despidiendo unos días de buenos y felices momentos en su compañía.

.

.

Les ha tocado vivir una ciudad no muy apetecible a temperaturas bajo cero, nieve, lluvia…, en fin, un pequeño desastre.

A mi, madre madrísima, me ha encantado tenerles, al otro lado del océano, escuchar su día a día en la jungla, quejarse, comparar, admirar… Ver como achuchaban a Celia, con intención de guardarse un poquito para estos dos meses que no podrán hacerlo.

DSC_0890

.

.

Otro puñado de fotos que decorarán el salón, experiencias que contar a amigos e hijos, algún que otro recuerdo material, calorías, y risas, muchas risas compartidas.

DSC_0896

.

.

No es una ciudad fácil, pero han sabido endulzarla a mordiscos.

.

.

Cuando unos está lejos de casa, de su tierra, de su gente, las visitas son como cientos de baterías llenas de carga que te dejan un buen sabor de boca, y te dan fuerzas para seguir enfrentándote al día a día en un medio todavía por adaptar. Y volviendo a lo importante, a la esencia, a los abrazos y a las miradas que conocen cada pestañeo, donde sentirse refugiado, libre y en confianza…

.

.

NY, seguimos tomándote el pulso y disfrutando cada día, aún encerrados en nuestra pequeña madriguera…

Mañana, una pequeña playlist que hace nuestros días más llevaderos.

Nos podéis seguir en FACEBOOK

Respeto

Seguimos sin asomar la nariz tras la puerta y, mientras tanto, lo único que se nos ocurre es disfrutar de nuestra pequeña, al cien por cien.

Sus primeras sonrisas, sus primeros gestos reclamando atención, sus miradas fijas dentro de unos ojos achinados que me vuelven loca.

.

.

Y como muy bien dice la autora de Mamíferas al borde de un ataque de nerviosy copio literalmente…:

“Respeta lo íntimo de ese momento ancestral, las puertas de la vida, y no lo regales, vívelo a solas con tu pequeña y recién estrenada familia… Respeta la lactancia de tu hijo y date en exclusiva, de cuerpo entero… Respeta sus tiempos, su ritmo, su corazón atiendo bajito. Respeta su llanto. Vive su expresión con respeto y devuélvele todo ese amor, en tus brazos. Respeta su adaptación a este mundo tan distinto y dale tu cuerpo para que viva en él. Respeta tu cuerpo y dale el descanso que te regala la naturaleza de tu nuevo cuerpo de alto rendimiento…, respeta tu vínculo y que nadie lo llame enmaderamiento…”

Es algo realmente maravilloso, y difícil al mismo tiempo.  Sin duda hay que entregarse en cuerpo y alma a esta nueva vida, esta condición y formas de hacer. No importa estar en NY, Madrid, Tokio…, por encima de todo está el instinto, el saber hacer, el proteger, el saber que lo eres todo para una personita, que se va adaptando poco a poco a nuestra vida, y lo hace de la mejor manera posible, porque nadie le ha enseñado,…, no existen las frases como “tiene bracitis” o “se está acostumbrado a los brazos”… está aprendiendo a vivir, a necesitar, a recibir.., Y a mi no se me ocurre mejor manera de dar amor que entre mis brazos, susurrando despacito, apretando fuerte el lazo invisible que nos mantiene unidos, a los tres…

.

.

De esta forma nos despertamos hoy, al otro lado del océano, todavía con frío, en nuestro pequeño refugio, sin muchas fotos que mostrar (Fuensanta, seré tus ojos), ni planes que mostrar…, pronto, no tenemos prisa… Ya subirán las temperaturas por encima de cero grados y daremos mil paseos.

Esperando a mis queridos padres, que solos recorren esta jungla, sin miedo,…, y sin mi ayuda… El tiempo nos la ha jugado, pero el poder darles un beso a diario me es más que suficiente…

Feliz fin de semana

Frío?

Estamos en la cresta de la ola, de  la de frío. Jamás habíamos visto tal expresión de frío en las calles de una ciudad, si en la sierra, en la montaña, pero no en una ciudad. Nosotros, encerraditos en casa, viendo la nieve caer, para que a Celia no le roce una pizca del viento helador que pasea a usa anchas por la quinta.

por la calle

por la calle

Los gorros no son un simple complemento, son tan necesarios que deseas llevar dos o tres, dos o tres guantes, y dos o tres bufandas, y salir rodando, calentitos pero rodando.

DSC_0739

Aceleramos el paso para despertar músculos, y nos sorprende la cantidad de gente que hace frente a las inclemencias. La calle sigue llena de vida, refugios donde entretenerse y descubrir curiosidades. Lagos helados, árboles con todo el esplendor guardado para la primavera. Tiene su encanto y las luces y los colores son igual de bonitos. Multitud  de niños con trineos de madera, de plástico, improvisados… Es una fiesta!

DSC_0719

Los hay realmente profesionales…

.

.

En familia, disfrutando de lo que toca, de la nieve, de un Central Park totalmente, y digo totalmente, blanco, no se distingue las aceras del jardín.

.

.

.

 

Es un bonito paisaje que también se disfruta, y disfrutamos, de a poquitos, no estamos acostumbrados a estas temperaturas, y las manos y los pies, se quejan pronto.

DSC_0738

.

.

Hasta los perros parecen ponerse zuecos suecos, a juego con su abrigo. Depende del glamour que tengan, algunos parchen llevar manoletinas.

DSC_0699

Nos cuesta salir a la calle pensando que puede pasar frío, pero cuando lo hacemos, nos aseguramos muy mucho de que va súper a gusto, calorías no pierde, gracias a el súper saco de Miriam y a las mantas de lana de su abuela. Está hecha toda una bolita, y nos sorprende lo que está cambiando en estos días, NY le está sentando muy bien, aunque parece estar viviendo un gran hermano desde hace días. Estoy deseando salir y dar un paseo, y entrar a lo grande..

.

Deseando que pase el temporal para poder disfrutar un poquito de la ciudad…, y sobre todo para poder vivir la emoción de quién nos visita cuando ven por primera vez las luces de Times Square, por ejemplo.

.

De momento, tras la puerta, pero todo se andará…