Todo pasa y todo llega

“Todo pasa, todo llega, pero lo nuestro pasar, pasar haciendo camino, camino sobre la mar…”

DSC_0122

Descontando las horas, sentados en este pequeño apartamento que ha vivido tan intensamente estos últimos meses, que ha respirado nuestro día a día, me quedo pensando, pensando en aquel día en el que supimos de la noticia, y ya con Celia dentro, lo tuvimos claro, nos lanzaríamos de lleno, con los ojos cerrados y la confianza de superar cualquier bache.

Salir de la tan de moda “zona de confort”, es difícil, y creces, creces a base de dolores de espalda por cambiar los pañales en una cama demasiado baja, por dar paseos eternos para calmar su difícil adaptación al cambio de hogar, de rutina, de… vida… Creces a base de errores de gramática, de malas caras y tiernos gestos. Creces a base de cansancio de tantas noches en vela. Creces a base de quererse, respetarse, entenderse… Creces y te autorreconoces, con tus límites, tus pasiones, tus ganas de reír… Creces, porque, aún sabiendo que no entra dentro de los planes de tu personalidad, te lanzas de nuevo… Creces, y abres la mente, para volver con otra vuelta de rosca, con otra mirada, de otra manera sin duda.

Damos por finalizada esta aventura, mentirosa sería si dijera que todo ha sido de color de rosa, pero tampoco lo esperábamos. Haciendo un repaso de tantos momentos vividos, me quedo con unos pocos que se quedan guardados como tesoros.

DSC_0882

Me quedo con aquel día en el que tiempo nos daba una tregua y salimos a pasear con Celia y los abuelos, encantados de poder hacer los que sin duda eran los planes de toda una semana, en la que la nieve nos mantuvo encerrados en casa.

DSC_0121

Me quedo con aquellas risas en las escaleras de Lalo’s de un trío de amigos, por un desafortunado movimiento que lanzo al suelo ciento de revistas…

DSC_0115

Me quedo con una despedida a través de las ventanas de un vagón de metro, lanzando besos y lágrimas de emoción…

DSC_0181

Me quedo con una toma mientras atardecía detrás de la estatua de la libertad, y de fondo conversaciones de hermanos y primeras palabras del pequeño.

Me quedo con un paseo por Central Park con amigas…

Me quedo con unas increíbles vistas desde Brooklyn, de un paseo más que agradable, con melancolía, de la mano…

Me quedo….

Pero con lo que me quedo, y por lo que volvería con los ojos cerrados es con un baile abrazados, con la pequeña entre medias, mientras sonaba What a Wonderful World. . pero de eso, no tengo foto…

pincha en la imagen para escucharla

pincha en la imagen para escucharla

Ahora ya en casa, discrutando de la comodidad de lo nuestro…
Feliz semana, seguiremos viviendo aventuras…, ha sido un placer contar nuestros pasos, y sobre todo saber que eran leídos…

PadreySastre

Y les observo cada día. Él le canta, le baila, le pone música, le cuenta historias, le acuna, le hace reír… Ella, le mira, y le mira, y le mira, y se ríe, y se duerme en sus brazos.

Porque tras una primera vez, vienen muchas más, pero la primera, la primera, siempre es especial.

20140318-230634.jpg

Yo, me derrito de felicidad. Feliz día del padre, padreysastre.

La foto de Lucía M, gracias a ella guardamos tesoros como este.

Mañanas de Brooklyn y tardes de Soho

Este fin de semana hemos querido aprovechar el no tan buen tiempo esperado, y hemos cruzado el puente para ir a conocer Prospect Park, un hermano de Central Park, pero sin tantos turistas y con cierto aire diferente.

DSC_0107

Muy familiar, donde se ven a montones de padres jugando al beisbol, a familias con mantas en el suelo, niños corriendo…

DSC_0095
Es una pena que los colores no sean mis preferidos, porque tiene que ser precioso en Mayo.
Brooklyn tiene mucho encanto, y es un buen destino para salir de la ciudad. Siempre tranquilo, y más parecido a nuestro modo de vida.

DSC_0097

No pudimos disfrutar mucho del parque, corría el viento y aquí no hay edificios gigsntescos que lo paren. Así que decidimos volver a poner rumbo a Manhattan.

DSC_0123

Esta vez para pararnos en el Soho, caminar sin prisa, descubrir tiendas, que aunque carísimas, esconden tesoros, galerías de arte, rincones que te trasladan a Japón y cafeterias que te llevan a la cocina de casa con el sabor de un café.

DSC_0129

No nos fuimos con las manos vacías, y una foto impresa en tela nos recordará cada día en Madrid nuestra aventura.

DSC_0136

Las terrazas ya asomaban tras las puertas de los restaurantes, la gente comiendo en las calles, el sol en la cara…, tiempo de ocio…
La primavera, estación deseada, este año con más fuerza si cabe, ya empieza a asomar, despacito… duro invierno este… Y a Celia, le encanta, le encanta quedarse dormida mirando al sol…

DSC_0120Nos encanta la vida en la calle de cierto barrios como Soho, Noho o MeatPacking, sobre todo cuando sale el sol. Puede que sean unas de nuestras rutinas preferidas del fin de semana, pasear por uno de esos barrios tranquilamente, agrandando perímetro…

DSC_0124Ya, saboreando nuestras últimas dos semanas. Y mientras escribo, me doy cuenta de lo maravilloso que está siendo, de los momentos tan divertidos que vivimos con el inglés, de descubrir la ciudad de a poquito, de hacernos súper padres por las calles de Manhattan…

DSC_0125

 

Ay NY, NY… Vas a quedar estupendo en mi memoria…

Feliz comienzo de semana… a por el lunes!

 

 

 

Cuatro de cinco, y descontando

Y la cuarta visita ya puso rumbo a el origen… Y comenzamos a descontar.

20140314-144454.jpg

Reencuentro de primitos, y paseos disfrutando del buen tiempo, de las conversaciones y del momento.
Con ganas de aprovechar hasta el último minuto de estas dos semanas que nos quedan, mirando con ilusión la vuelta a casa.

20140314-144857.jpg

Porque ya lo decía en uno de los primeros post, que sólo hay que salir un ratillo de nuestra zona de confort, de la que tanto nos quejamos, para darnos cuenta de la suerte que tenemos.

Feliz fin de semana a todo el mundo… Nosotros mañana, nos comemos la ciudad

Bienvenidos a la jungla

Esta jungla en la que nos encontramos, muchas veces, parece despertar con un rugido que nos deja perplejos.

DSC_0170

Si es posible, se vuelve más agresiva y el sólo caminar por la calle, merece su respeto. Si encima, lo intentas con un carrito, la experiencia puede volverte loco de remate. Atravesar dos o tres calles, parece todo un desafío, y te sientes inmensamente pequeñito cuando en los pasos de cebra, tras dos respiraciones profundas, te lanzas contra un ejército de gente.

DSC_0089

Intentamos no perder los nervios, mientras Celia, reclama “algo” que no le podemos dar en esos momentos, y así nos sumamos a el grito de la city.

DSC_0108

Y de repente entras en un sitio, con la cara desencajada, no porque lo creas, sino, porque enseguida acuden ayudarte, y te colman de guiños, por el hecho de llevar un bebé, un carrito y unos ojos que se salen de las órbitas. Nos saltamos las colas, nos sientan en los sitios más cómodos, calentitos y con “menos” ruido. Y se agradece taaaaaaanto, que los ojos vuelven a sus sitio poco a poco, mientras saboreamos una sopa miso.

DSC_0146

Nos vamos haciendo fuertes, y cuando lleguemos a Madrid, nos acordaremos de las dificultades de atravesar la jungla y todo parecerá un camino de rosas. Otros baches aparecerán, pero sin duda nos estamos entrenando inténsamente.

Aire nuevos

Ayer despedimos nuestra tercera visita. Cada persona que ha venido, nos ha traído un … aire diferente. Todos maravillosos, cálidos, comprensivos…, pero cada uno con un matiz diferente.

DSC_0123

Mi hermano Álvaro e Irene, han sido los torbellinos que han aprovechado como locos la ciudad. No hay tienda, zapatilla o sudadero que no conozcan. Han subido, bajado y revuelto el metro, han comido por la calle y, sobre todo, nos han hecho reír una barbaridad con sus fotos.

DSC_0089

Perfectos serían como pareja de patinaje. Mi hermano se puede poner a Irene en la cabeza, y hacer una foto con la mano derecha sin problemas.

DSC_0126

Me ha encantado ver sus caras al descubrir Times Square, y atravesar Central Park a cuatro ruedas. Queda guardado en mi recuerdo, envuelto con papel de seda.

DSC_0138

Me ha encantado despertarles con las manitas de Celia, y que ella les descubra y les haga sus carantoñas.

DSC_0112

Porque esta aventura, es la gran aventura de todos. La nuestra más intensa, la de los turistas que viene a traernos un poco de calor, la de los de el otro lado de la pantalla cuadrada y negra…

.

Nosotros seguimos disfrutando de los días, ya descontando más que hacer lo contrario. Celebrando los cien días de Celia, los tres meses, que estamos vivos, que pronto volvemos, que ha salido el sol, que es una rebelde muy simpática, que tenemos fotos nuevas, que nos compramos unas zapatillas o nos comemos un perrito.

DSC_0167

Al final no hubo día de barbería, tendremos que buscar una en Madrid, que seguro que encontramos una chula.

DSC_0128Pronto enseñamos súper sesión de Lucía M de nuestra Celia, bueno de la que se ha comido la nueva Celia. Está taaaaaaaaaan bonita.

Vamos a por la cuarta visita que viene cargadas de aires nuevos…

.

Persiguiendo sueños y con gente que te quiere alrededor. No se puede pedir más. Porque, chicos, algún día iremos a veros a vosotros, eso no lo dudéis ni un segundo, sólo hay que ponerse manos a la obra.

.

Un café y una canción. Nosotros, nos volvemos a lanzar a la calle. Esta, dedicada especialmente a nuestra tercera visita, porque ha sido la canción de cada mañana, cada, tarde y cada noche.

pinchar en la imagen

pinchar en la imagen

Es la canción de nuestra pequeña, su primera canción, y nos encanta. La cantamos a cada rato y ella sonríe sin parar.

Feliz semana…

Un rayo de sol

.

.

Por fin un poco de buenas temperaturas y de paseos sin la nariz roja y las manos heladas.

Sin prisas, este fin de semana, hemos retomado los paseos. Bajo una lluvia artificial, provocada por la nieve, que finalmente comienza a derretirse…

.

.

El buen sabor de boca que nos había dejado Chelsea, se merecía una segunda visita, ampliando perímetro y descubriendo el verdadero encanto de esta zona tan modera, industrial, tradicional, urbana pero sin ser urbanita…

Lo interesante, es que tiene unos paseos muy agradables, lo mismo estás rodeados de tiendas curiosas, que te encuentras respirando el aire fresco de la rivera del Río Hudson.

.

.

Así, con buenas temperaturas es mucho más fácil pararse en los detalles que el mal tiempo no deja ver, y caminar y caminar…

.

.

Y la pequeña encantada de ir pegada a nosotros en su mochila todo el día. Vamos cogiendo el ritmo poco a poco y cargados, literalmente, con una bolsa lleeena de posibles recursos, como biberones de leche materna, artificial , monodosis, termo, …, no nos falta detalle, poco más y podemos ir de camping…  Volvemos a casa con la espalda molida, pero con la tranquilidad “bajo” control.

.

.

.

.

Volvimos a pasar, y sí, nos volvimos a echar crema, no una, sino dos veces, sin atrevernos a entrar. Tiene unos precios un tanto prohibitivos, dentro parece encontrarse el secreto de la juventud, pero nosotros preferimos quedarnos con el misterio y comprarnos unos sombreros…

.

.

Ya esperando a la siguiente visita, para que pase por el barbero… Estaría divertido un arreglo en una de estas barberías tan chulas.

 

Y cambiando de entorno y plan, el domingo caminamos, buscando otro tipo de cosas…

.

.

DSC_0155

Disfrutamos de mercadillos al aire libre, de comida, antigüedades, ropa… de un auténtico mercado de las pulgas en el upper west side, e improvisamos paradas reglamentarias sin tener que buscar una cafetería abarrotada.

 

.

.

Y cuando digo que por fin se está derritiendo la nieve, es que por fin se vuelven a ver las aceras en Central Park, y atravesarlo vuelve a ser agradable.

.

.

.

.

Y los niños, vuelven a salir a la calle, sin la necesidad de ir envueltos en un saco polar, y así poder correr y jugar a sus anchas.

.

.

Un fin de semana muy divertido, en el que hemos disfrutado mucho del tiempo libre…

.

.

El broche, lo puso un crepe de nutella… ya se sabe, aquí, en una misma calle te encuentras con un bar francés, que tiene de vecino a un restaurante tailandés, que le da la mano a un italiano…

Feliz comienzo de semana…