La banda sonora de nuestra vida

Hay días la mar de aburridos, en los que nuestra apartamento dulce apartamento encoge y a nosotros como en Alicia se nos salen las piernas y los brazos por la ventana.

Salir a la calle nada más que para hacer recados, comprar esto o aquello y vuelta a el hogar. Suena monótono y aburrido nuestro día a día, pero mientras el frío campe a sus anchas en la big city, tenemos que armarnos de paciencia.

.

.

Así que dentro de estos límites entre las 86 y la 84 pasamos nuestros días entre pañales, tomas, incipientes risas, música y series.

Así, lo mismo dormimos a ritmo de Baby Deli

.

.

Que bailamos y calmamos nervios junto a Renne y Jeremy 

.

pincha en la imagen y los podrás escuchar

Que despejamos y olvidamos con la que es y será nuestra canción, My favorite things,  de la gran Julie Andrews… Siempre, siempre, siempre que se nubla nuestro camino o nuestra mirada, uno de los dos comienza a tararear…

.

pincha en la imagen y tarareas un rato

O bailamos, mientras duerme, despacito, para que no cruja el suelo, dejándonos llevar, con los ojos cerrados…

.

O botamos, recordando, con ojos cerrados también, y se nos escapa una carcajada al terminar si escuchamos la banda sonora de 500 días juntos

.

pincha, es una de nuestras preferidas

O bailamos los tres a ritmo de Pete Yorn y Scarlett Johansson…

.

pincha la imagen y suelta los pies

Tenemos un gusto musical un tanto difícil, y divertido, intentamos acoplar en nuestra banda sonora, nuestras canciones favoritas, con nuevas incorporaciones para Celia y alguna que otro tesoro que encontramos.

Así, hemos creado una lista de reproducción en Spotify llamada Papasinthecity, sólo tienes que buscarnos y bailar con nosotros…

Nosotros empezamos, un, dos, tres… Feliz Miércoles!!!!!

Estamos en

Primera visita

¿Previsiones para la próxima semana?… Quedarse en casita tras la puerta, tras el frío, saliendo por separado para despejar la ideas.

.

.

Ayer una pequeña tregua, para disfrutar de su visita como debiera haber sido toda la semana, tranquilamente empujando un carro y descubriendo la ciudad. Despidiendo unos días de buenos y felices momentos en su compañía.

.

.

Les ha tocado vivir una ciudad no muy apetecible a temperaturas bajo cero, nieve, lluvia…, en fin, un pequeño desastre.

A mi, madre madrísima, me ha encantado tenerles, al otro lado del océano, escuchar su día a día en la jungla, quejarse, comparar, admirar… Ver como achuchaban a Celia, con intención de guardarse un poquito para estos dos meses que no podrán hacerlo.

DSC_0890

.

.

Otro puñado de fotos que decorarán el salón, experiencias que contar a amigos e hijos, algún que otro recuerdo material, calorías, y risas, muchas risas compartidas.

DSC_0896

.

.

No es una ciudad fácil, pero han sabido endulzarla a mordiscos.

.

.

Cuando unos está lejos de casa, de su tierra, de su gente, las visitas son como cientos de baterías llenas de carga que te dejan un buen sabor de boca, y te dan fuerzas para seguir enfrentándote al día a día en un medio todavía por adaptar. Y volviendo a lo importante, a la esencia, a los abrazos y a las miradas que conocen cada pestañeo, donde sentirse refugiado, libre y en confianza…

.

.

NY, seguimos tomándote el pulso y disfrutando cada día, aún encerrados en nuestra pequeña madriguera…

Mañana, una pequeña playlist que hace nuestros días más llevaderos.

Nos podéis seguir en FACEBOOK

Respeto

Seguimos sin asomar la nariz tras la puerta y, mientras tanto, lo único que se nos ocurre es disfrutar de nuestra pequeña, al cien por cien.

Sus primeras sonrisas, sus primeros gestos reclamando atención, sus miradas fijas dentro de unos ojos achinados que me vuelven loca.

.

.

Y como muy bien dice la autora de Mamíferas al borde de un ataque de nerviosy copio literalmente…:

“Respeta lo íntimo de ese momento ancestral, las puertas de la vida, y no lo regales, vívelo a solas con tu pequeña y recién estrenada familia… Respeta la lactancia de tu hijo y date en exclusiva, de cuerpo entero… Respeta sus tiempos, su ritmo, su corazón atiendo bajito. Respeta su llanto. Vive su expresión con respeto y devuélvele todo ese amor, en tus brazos. Respeta su adaptación a este mundo tan distinto y dale tu cuerpo para que viva en él. Respeta tu cuerpo y dale el descanso que te regala la naturaleza de tu nuevo cuerpo de alto rendimiento…, respeta tu vínculo y que nadie lo llame enmaderamiento…”

Es algo realmente maravilloso, y difícil al mismo tiempo.  Sin duda hay que entregarse en cuerpo y alma a esta nueva vida, esta condición y formas de hacer. No importa estar en NY, Madrid, Tokio…, por encima de todo está el instinto, el saber hacer, el proteger, el saber que lo eres todo para una personita, que se va adaptando poco a poco a nuestra vida, y lo hace de la mejor manera posible, porque nadie le ha enseñado,…, no existen las frases como “tiene bracitis” o “se está acostumbrado a los brazos”… está aprendiendo a vivir, a necesitar, a recibir.., Y a mi no se me ocurre mejor manera de dar amor que entre mis brazos, susurrando despacito, apretando fuerte el lazo invisible que nos mantiene unidos, a los tres…

.

.

De esta forma nos despertamos hoy, al otro lado del océano, todavía con frío, en nuestro pequeño refugio, sin muchas fotos que mostrar (Fuensanta, seré tus ojos), ni planes que mostrar…, pronto, no tenemos prisa… Ya subirán las temperaturas por encima de cero grados y daremos mil paseos.

Esperando a mis queridos padres, que solos recorren esta jungla, sin miedo,…, y sin mi ayuda… El tiempo nos la ha jugado, pero el poder darles un beso a diario me es más que suficiente…

Feliz fin de semana

Frío?

Estamos en la cresta de la ola, de  la de frío. Jamás habíamos visto tal expresión de frío en las calles de una ciudad, si en la sierra, en la montaña, pero no en una ciudad. Nosotros, encerraditos en casa, viendo la nieve caer, para que a Celia no le roce una pizca del viento helador que pasea a usa anchas por la quinta.

por la calle

por la calle

Los gorros no son un simple complemento, son tan necesarios que deseas llevar dos o tres, dos o tres guantes, y dos o tres bufandas, y salir rodando, calentitos pero rodando.

DSC_0739

Aceleramos el paso para despertar músculos, y nos sorprende la cantidad de gente que hace frente a las inclemencias. La calle sigue llena de vida, refugios donde entretenerse y descubrir curiosidades. Lagos helados, árboles con todo el esplendor guardado para la primavera. Tiene su encanto y las luces y los colores son igual de bonitos. Multitud  de niños con trineos de madera, de plástico, improvisados… Es una fiesta!

DSC_0719

Los hay realmente profesionales…

.

.

En familia, disfrutando de lo que toca, de la nieve, de un Central Park totalmente, y digo totalmente, blanco, no se distingue las aceras del jardín.

.

.

.

 

Es un bonito paisaje que también se disfruta, y disfrutamos, de a poquitos, no estamos acostumbrados a estas temperaturas, y las manos y los pies, se quejan pronto.

DSC_0738

.

.

Hasta los perros parecen ponerse zuecos suecos, a juego con su abrigo. Depende del glamour que tengan, algunos parchen llevar manoletinas.

DSC_0699

Nos cuesta salir a la calle pensando que puede pasar frío, pero cuando lo hacemos, nos aseguramos muy mucho de que va súper a gusto, calorías no pierde, gracias a el súper saco de Miriam y a las mantas de lana de su abuela. Está hecha toda una bolita, y nos sorprende lo que está cambiando en estos días, NY le está sentando muy bien, aunque parece estar viviendo un gran hermano desde hace días. Estoy deseando salir y dar un paseo, y entrar a lo grande..

.

Deseando que pase el temporal para poder disfrutar un poquito de la ciudad…, y sobre todo para poder vivir la emoción de quién nos visita cuando ven por primera vez las luces de Times Square, por ejemplo.

.

De momento, tras la puerta, pero todo se andará…

Home is wherever i’m With You

Y ha tenido que pasar un día lleno de altibajos para subrayar la frase que titula la entrada.

20140119-202646.jpg

Hoy no importan las coordenadas, importamos nosotros, nosotros tres, en busca de experiencias. Porque hoy por primera vez, en esa catarsis que está pasando la pequeña, he echado de menos nuestra casa, el moisés, el cambiador, la luz cálida que encendemos para crear un ambiente perfecto… En fin, que el apartamento dulce apartamento ha pasado a ser un miniespacio, oscuro, incómodo y extraño.


Por lo que nos hemos levantado y nos hemos ido directamente a cruzar el Puente de Brooklyn, para romper, para sentir el frío helador en la mejillas, para tener perspectiva…

20140119-212024.jpg
Es necesario parar, sentarse y descansar. Dejar que el mundo siga girando a un lado.

20140119-212440.jpg

Y así, hemos ido a parar, gracias a un ángel de la guarda, que se ha parado en medio de la calle al percibir nuestra angustia, y nos ha llevado hasta un lugar muy especial, donde tocaban jazz en directo y se podía disfrutar de un brunch dominguero. Así, de nuevo ha entrado New York por los oídos, suave, respetuoso, lento…

20140119-213029.jpg

Y como una típica cadena da favores, nos toca ser cuando se presenté la ocasión, un ángel de la guarda para alguien, que no lo espera, que anda perdido y no sabe la manera de encontrarse.

20140119-213809.jpg

Poco a poco, pieza a pieza…

Por lo tanto, hemos añadido a nuestro hogar un muérdago de algodón, para que no falten los besos.

Meros observadores y Alice Tea Cup

20140118-060823.jpg

Resulta interesante estar del lado del que observa, empapándose de detalles, de vidas ajenas, de formas de vestir y de ser.

20140118-061238.jpg
Nosotros, aplicando el donde fueres haz lo que vieres pasamos el día. Disfrutando de pequeñas cosas, como un perrito en la calle, un paseo a contraluz…

20140118-062212.jpg

Eso sí, abrigados, porque el sol aquí, parece estar más lejos.

Y volvimos, lo teníamos en mente, una taza de té y un dulce que no defraudó.

20140118-062612.jpg

Alice Tea Cup, nos dejó un bonito recuerdo hace unos años, por su amplia carta de tés, sus maravillosos dulces, pero sobre todo por la decoración, el menaje y el personal que es realmente encantador.

20140118-062854.jpg
Y buscando la dirección, resulta que hay varios, tres en concreto y uno, al lado de casa. Pequeñas cosas que hacen que nos vayamos sintiendo cada vez un poquito más cómodos.


Celia, no quiso perdérselo y se emocionó tanto que tuvimos que acelerar lo que iba a ser una relajante conversación de a dos con taza en mano…, volveremos.

20140118-063352.jpg

20140118-063419.jpg

Porque quién no quiere repetir en el maravilloso mundo de Alicia?

20140118-063544.jpg

No siempre es fácil

20140117-031057.jpg

Intentamos ordenar los momentos, seguir unas reglas, buscar el funcionamiento y la rutina, a la vez que viajamos en metro, paseamos por el Soho, y disfrutamos de pequeños placeres.

20140117-031244.jpg
Pero no siempre es fácil. El padre sastre tiene un don especial para calmar calamidades en sus brazos. Digo calamidades, porque llora como si de eso se tratase.

20140117-031403.jpg
Y yo, madre madrísima le voy dando el pecho donde me pille, sin pensar dónde me encuentro, si es el sitio adecuado, .. Y no siempre es fácil encontrar un sitio tranquilo y cómodo, donde encontrarse realmente a gusto. Y nos creemos que con tener la disposición de poder sacar el pecho es suficiente, sin cuidar el ambiente, sin mimar ni respetar el momento… Y sientes que flaqueas en su cuidado… De eso me doy cuenta y rectifico a tiempo…, porque es necesario y realmente importante crear una burbuja donde sólo cabemos las dos… Y freno, para volver al dulce hogar y dejar de creer que Celia es un bebé todo terreno, cuando no es más que un bebé de siete semanas desde hoy…

Buscando lugares donde poder dar el pecho a gusto en NYC, me encuentro con múltiples noticias donde parece ser que no está muy bien visto… No me lo puedo creer… Voy a tener que preguntar antes de entrar? Ya iré contando, pero sería una gran desilusión que asï fuera, simplemente le estoy dando de comer a mi bebé.

20140117-032213.jpg

En fin, a feliz fin de semana, nosotros seguimos guardando momentos en nuestra bola de cristal particular

20140117-032412.jpg