Aire nuevos

Ayer despedimos nuestra tercera visita. Cada persona que ha venido, nos ha traído un … aire diferente. Todos maravillosos, cálidos, comprensivos…, pero cada uno con un matiz diferente.

DSC_0123

Mi hermano Álvaro e Irene, han sido los torbellinos que han aprovechado como locos la ciudad. No hay tienda, zapatilla o sudadero que no conozcan. Han subido, bajado y revuelto el metro, han comido por la calle y, sobre todo, nos han hecho reír una barbaridad con sus fotos.

DSC_0089

Perfectos serían como pareja de patinaje. Mi hermano se puede poner a Irene en la cabeza, y hacer una foto con la mano derecha sin problemas.

DSC_0126

Me ha encantado ver sus caras al descubrir Times Square, y atravesar Central Park a cuatro ruedas. Queda guardado en mi recuerdo, envuelto con papel de seda.

DSC_0138

Me ha encantado despertarles con las manitas de Celia, y que ella les descubra y les haga sus carantoñas.

DSC_0112

Porque esta aventura, es la gran aventura de todos. La nuestra más intensa, la de los turistas que viene a traernos un poco de calor, la de los de el otro lado de la pantalla cuadrada y negra…

.

Nosotros seguimos disfrutando de los días, ya descontando más que hacer lo contrario. Celebrando los cien días de Celia, los tres meses, que estamos vivos, que pronto volvemos, que ha salido el sol, que es una rebelde muy simpática, que tenemos fotos nuevas, que nos compramos unas zapatillas o nos comemos un perrito.

DSC_0167

Al final no hubo día de barbería, tendremos que buscar una en Madrid, que seguro que encontramos una chula.

DSC_0128Pronto enseñamos súper sesión de Lucía M de nuestra Celia, bueno de la que se ha comido la nueva Celia. Está taaaaaaaaaan bonita.

Vamos a por la cuarta visita que viene cargadas de aires nuevos…

.

Persiguiendo sueños y con gente que te quiere alrededor. No se puede pedir más. Porque, chicos, algún día iremos a veros a vosotros, eso no lo dudéis ni un segundo, sólo hay que ponerse manos a la obra.

.

Un café y una canción. Nosotros, nos volvemos a lanzar a la calle. Esta, dedicada especialmente a nuestra tercera visita, porque ha sido la canción de cada mañana, cada, tarde y cada noche.

pinchar en la imagen

pinchar en la imagen

Es la canción de nuestra pequeña, su primera canción, y nos encanta. La cantamos a cada rato y ella sonríe sin parar.

Feliz semana…

Go on, Go on…

Ya, con nuestra tercera visita, y habiendo cruzado el ecuador de esta nuestra aventura, podemos hacer balance.

Hasta ahora, las condiciones, no han sido las mejores, pero siempre en positivo, mirando el tiempo a cada rato para programar y hacer rutas.

Celia crece sin parar, y aunque no nos lo parezca, pues la vemos todos los días, sólo hay que echar la vista atrás en las fotos para darse cuenta.

Esta de aquí abajo es de la primera semana…

.

… y esta, de hace dos o tres días…

.

Es casi el doble, y estamos disfrutando de ella como enanos. Amontonamos momentos que nos gustaría esconder para siempre, para que nadie pueda robarlos, y poder sacarlos como haría Dumbledore con su varita.

Nos hartamos de hacer fotos, intentando no sólo captar la imagen, también el momento, el sentimiento, los olores, …, la sensación de volver a ese mismo punto cuando miras la imagen…

.

Y así, mientras nos pensamos el brunch, en una cafetería-restaurante-bar, demasiado auténtico.

.

Una tostada gigante con la capacidad de absorber un huevo frito, y unas salchichas… Ligero, muy ligero…

.

resacosos todavía de emociones, recargando las pilas para seguir, porque, la vida aquí, no es del todo fácil, pero vida es, y vida hacemos.

DSC_0126

Porque cuando crees que ya te has acostumbrado a la ciudad, a sus millones de personas en su eterna manifestación, como dirías, a los edificios gigante, las tiendas donde encuentras todo de todos los colores, el tráfico, los bomberos, el olor a comida en cada esquina, la continua sensación de ser uno más de todos lo que componen esta ciudad, eternos turistas…, te despistas y miras hacia el horizonte, imponente, kilométrico, recto en todas sus líneas…, y vuelves a quedarte alucinado…

..

Así que go on, go on… y hacer que cada día merezca tanto la pena como para querer volver a mirar las fotos y dejar volar la imaginación hasta ese punto, esa sensación de rascar los bolsillos con los guantes puestos, y que no sea suficiente para entrar en calor… a la sonrisa de labios dormidos, las mejillas rojas y el paso acelerado.

Aqui dejo una de las últimas incorporaciones a la lista papasinthecity

pincha la imagen

pincha la imagen

Pensamientos en días de frío

.

Ha vuelto el frío helador, sí, qué le vamos a hacer. El único problema, es que nos obliga a pasar más tiempo en casa del que nos gustaría, pero tratamos de disfrutarlo de todos modos. No hay día en el que no surja una conversación interesante, o un nuevo punto de vista desde el que mirar las cosas.

Ayer mismo pensaba, y permítanme los pensamientos en este cuaderno de bitácoras, mientras esperaba la cena en un restaurante tailandés, en lo difícil que es la vida para algunas personas y en lo mucho que nos quejamos el resto.

Perdemos el norte, las formas, … y no somos conscientes de cuán perfecta es nuestra vida.

.

Tres cosas se necesita para ser feliz, y a mi, me sobra de cada una…

 

 

Un rayo de sol

.

.

Por fin un poco de buenas temperaturas y de paseos sin la nariz roja y las manos heladas.

Sin prisas, este fin de semana, hemos retomado los paseos. Bajo una lluvia artificial, provocada por la nieve, que finalmente comienza a derretirse…

.

.

El buen sabor de boca que nos había dejado Chelsea, se merecía una segunda visita, ampliando perímetro y descubriendo el verdadero encanto de esta zona tan modera, industrial, tradicional, urbana pero sin ser urbanita…

Lo interesante, es que tiene unos paseos muy agradables, lo mismo estás rodeados de tiendas curiosas, que te encuentras respirando el aire fresco de la rivera del Río Hudson.

.

.

Así, con buenas temperaturas es mucho más fácil pararse en los detalles que el mal tiempo no deja ver, y caminar y caminar…

.

.

Y la pequeña encantada de ir pegada a nosotros en su mochila todo el día. Vamos cogiendo el ritmo poco a poco y cargados, literalmente, con una bolsa lleeena de posibles recursos, como biberones de leche materna, artificial , monodosis, termo, …, no nos falta detalle, poco más y podemos ir de camping…  Volvemos a casa con la espalda molida, pero con la tranquilidad “bajo” control.

.

.

.

.

Volvimos a pasar, y sí, nos volvimos a echar crema, no una, sino dos veces, sin atrevernos a entrar. Tiene unos precios un tanto prohibitivos, dentro parece encontrarse el secreto de la juventud, pero nosotros preferimos quedarnos con el misterio y comprarnos unos sombreros…

.

.

Ya esperando a la siguiente visita, para que pase por el barbero… Estaría divertido un arreglo en una de estas barberías tan chulas.

 

Y cambiando de entorno y plan, el domingo caminamos, buscando otro tipo de cosas…

.

.

DSC_0155

Disfrutamos de mercadillos al aire libre, de comida, antigüedades, ropa… de un auténtico mercado de las pulgas en el upper west side, e improvisamos paradas reglamentarias sin tener que buscar una cafetería abarrotada.

 

.

.

Y cuando digo que por fin se está derritiendo la nieve, es que por fin se vuelven a ver las aceras en Central Park, y atravesarlo vuelve a ser agradable.

.

.

.

.

Y los niños, vuelven a salir a la calle, sin la necesidad de ir envueltos en un saco polar, y así poder correr y jugar a sus anchas.

.

.

Un fin de semana muy divertido, en el que hemos disfrutado mucho del tiempo libre…

.

.

El broche, lo puso un crepe de nutella… ya se sabe, aquí, en una misma calle te encuentras con un bar francés, que tiene de vecino a un restaurante tailandés, que le da la mano a un italiano…

Feliz comienzo de semana…

 

 

 

 

Feliz fin de semana soleado

.

Viernes, fin de semana de sol y buenas temperaturas para disfrutar de la ciudad. Para coger fuerzas para la próxima ola de frío que está a la vuelta de la esquina.

Disfrutar de Celia, del padre-sastre y de los paseos.

DSC_0097

Pararnos en una terracita a tomar algo, hacer fotos, charlar…

Feliz fin de semana… a disfrutar del tiempo libre!

Lalo’s

Una entrada de árboles encendidos, iluminados con cientos de bombillas amarillas y unas escaleras. Ella de espaldas, con Orgullo y Prejuicio sobre la mesa y una rosa roja como señal… Los fotogramas suceden uno detrás de otro… (Tienes un email)

DSC_0115

La cafetería parece colorear la escena de tonos cálidos, con carteles franceses colgados en paredes de ladrillo. Grandes cristaleras por ventana, que reflejan las iluminación de dentro y fuera, creando, junto con la música de background, un sitio perfecto como para que alguien grite “¡acción!!”.

DSC_0099

Como únicos actores aquella tarde, un grupo de tres amigos y un bebé que guiados por ella, y su afán por la película, les hace entrar y quedarse sorprendidos con lo acogedor del lugar.

DSC_0106

Lalo’sasí se llama la cafetería con más encanto de las que hemos pisado en NY. Largas lista de cafés, tés y de cheesecakes de mil sabores.

DSC_0113

Hay quien se toma un bloody mary, y se queda tan a gusto, y hay quien por no añadir calorías, se queda con las ganas de probar otro sabor de esas deliciosas tartas.

Quién me conoce, sabe que toda mi obsesión por mi librería, comenzó con esta película, y que varias veces al año a solas, para que la lagrimita de el último minuto, salga sin miradas de “si te la sabes de memoria…” Me hizo especial ilusión verme sentada en esas sillas, y me dieron ganas de comprar margaritas…

Ese día, nos fuimos montando un poco de lío, entre el carro, los folletos por el suelo, y la risa incontrolable de Coco… pero, volvemos seguro.

Moldeando objetivos

.

porque siempre es primavera… a su lado

Hace unos meses, seis exactamente, pensaba en lo surrealista de la situación en la que ahora nos encontramos. Tan diferente nuestro modelo de vida por aquel entonces.

Y todo va pasando, grandes, medianos y pequeños acontecimientos, ingresos, fiestas, vuelo… Torbellino de cosas que hemos sabido disfrutar con la mente en “el momento“, que es como mejor saben las cosas, porque “el futuro, es ahora”. 

Miro por la ventana y veo la nieve caer, desde hace días. Y lo que en Madrid llena las redes sociales de amigos y conocidos, aquí es ya un acumulo tal en las calles, que estamos deseando que salga el sol calentito y lo derrita todo.

Mientras, paseo arriba, paseo abajo entre Park Av. y Madison, arreglando el mundo en cada calle, encantados con nuestra pequeña… Y sí, arreglando el mundo, nuestro mundo, poniendo límites, abrazando sueños… construyendo otros y pasando página, viendo las cosas con perspectiva, porque cuando uno sale de su entorno y se marca unos objetivos de aprendizaje, vease el padre y sastre, se da cuenta de que lo que de verdad aprendes es que hay otras maneras de hacer las cosas, hay diferentes enfoques, diferentes maneras de trabajar, profesionalidad …, y eso es lo que enriquece, no las teorías, que están en los libros, sino la acción, la forma de mover las manos y los hilos… Y se va sorprendiendo de lo moldeable que son los objetivos marcados, y sin duda maduran y calan dentro, para cuando haya que echar mano de ellos…, eso es lo que verdaderamente merece la pena de cruzar el océano y pasar el invierno más crudo…

DSC_0026

Y aquí me quedo, mirando por la ventana, escuchando la banda sonora de Cesar Benito que tan buenos recuerdos me trae y que tanto me acompañó en aquella noche que nevaba.

Porque no importa si son agradables, desagradables, buenas o malas personas, de aquí, hay que llevarse algo más que unos Levi’s, y día a día lo vamos encontrando…

Gracias por las flores, me alegraron un día en el que la distancia me nublaba la coherencia…