Bienvenidos a la jungla

Esta jungla en la que nos encontramos, muchas veces, parece despertar con un rugido que nos deja perplejos.

DSC_0170

Si es posible, se vuelve más agresiva y el sólo caminar por la calle, merece su respeto. Si encima, lo intentas con un carrito, la experiencia puede volverte loco de remate. Atravesar dos o tres calles, parece todo un desafío, y te sientes inmensamente pequeñito cuando en los pasos de cebra, tras dos respiraciones profundas, te lanzas contra un ejército de gente.

DSC_0089

Intentamos no perder los nervios, mientras Celia, reclama “algo” que no le podemos dar en esos momentos, y así nos sumamos a el grito de la city.

DSC_0108

Y de repente entras en un sitio, con la cara desencajada, no porque lo creas, sino, porque enseguida acuden ayudarte, y te colman de guiños, por el hecho de llevar un bebé, un carrito y unos ojos que se salen de las órbitas. Nos saltamos las colas, nos sientan en los sitios más cómodos, calentitos y con “menos” ruido. Y se agradece taaaaaaanto, que los ojos vuelven a sus sitio poco a poco, mientras saboreamos una sopa miso.

DSC_0146

Nos vamos haciendo fuertes, y cuando lleguemos a Madrid, nos acordaremos de las dificultades de atravesar la jungla y todo parecerá un camino de rosas. Otros baches aparecerán, pero sin duda nos estamos entrenando inténsamente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s