Un rayo de sol

.

.

Por fin un poco de buenas temperaturas y de paseos sin la nariz roja y las manos heladas.

Sin prisas, este fin de semana, hemos retomado los paseos. Bajo una lluvia artificial, provocada por la nieve, que finalmente comienza a derretirse…

.

.

El buen sabor de boca que nos había dejado Chelsea, se merecía una segunda visita, ampliando perímetro y descubriendo el verdadero encanto de esta zona tan modera, industrial, tradicional, urbana pero sin ser urbanita…

Lo interesante, es que tiene unos paseos muy agradables, lo mismo estás rodeados de tiendas curiosas, que te encuentras respirando el aire fresco de la rivera del Río Hudson.

.

.

Así, con buenas temperaturas es mucho más fácil pararse en los detalles que el mal tiempo no deja ver, y caminar y caminar…

.

.

Y la pequeña encantada de ir pegada a nosotros en su mochila todo el día. Vamos cogiendo el ritmo poco a poco y cargados, literalmente, con una bolsa lleeena de posibles recursos, como biberones de leche materna, artificial , monodosis, termo, …, no nos falta detalle, poco más y podemos ir de camping…  Volvemos a casa con la espalda molida, pero con la tranquilidad “bajo” control.

.

.

.

.

Volvimos a pasar, y sí, nos volvimos a echar crema, no una, sino dos veces, sin atrevernos a entrar. Tiene unos precios un tanto prohibitivos, dentro parece encontrarse el secreto de la juventud, pero nosotros preferimos quedarnos con el misterio y comprarnos unos sombreros…

.

.

Ya esperando a la siguiente visita, para que pase por el barbero… Estaría divertido un arreglo en una de estas barberías tan chulas.

 

Y cambiando de entorno y plan, el domingo caminamos, buscando otro tipo de cosas…

.

.

DSC_0155

Disfrutamos de mercadillos al aire libre, de comida, antigüedades, ropa… de un auténtico mercado de las pulgas en el upper west side, e improvisamos paradas reglamentarias sin tener que buscar una cafetería abarrotada.

 

.

.

Y cuando digo que por fin se está derritiendo la nieve, es que por fin se vuelven a ver las aceras en Central Park, y atravesarlo vuelve a ser agradable.

.

.

.

.

Y los niños, vuelven a salir a la calle, sin la necesidad de ir envueltos en un saco polar, y así poder correr y jugar a sus anchas.

.

.

Un fin de semana muy divertido, en el que hemos disfrutado mucho del tiempo libre…

.

.

El broche, lo puso un crepe de nutella… ya se sabe, aquí, en una misma calle te encuentras con un bar francés, que tiene de vecino a un restaurante tailandés, que le da la mano a un italiano…

Feliz comienzo de semana…

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s