El color de las cosas

Hoy, añoramos Madrid. Y puede resultar extraño que estando en un destino donde tantos disfrutan de su Luna de Miel, y a el que tantos envidian, tengamos ganas de volver a nuestro sol de invierno, a la luz de media tarde, a la facilidad de moverse… a tantas cosas.

.

Y creo saber la respuesta, es bien sencilla y esperada. Disfrutar de la calle, de los paseos, de un refresco en un bar, de escaparates…

Olas de frío que al lado de las de allí son de esas que se rompen en la orilla y no llegan más que provocarte un pequeño escalofrío porque te mojan la epalda. Las de aquí, simplemente te tumban.

.

Así que, aunque cuesta, nos olvidamos de a dónde hemos ido a caer y nos quedamos con el por qué.

Estamos aquí para verle crecer, para recargar las pilas de su ilusión, de volver a llenar su caja de sastre de hilos de colores.

.

Porque si no todo pierde sentido, la misma ciudad desaparece, los objetivos se nublan y nos volvemos locos.

.

Menos mal que tenemos refuerzos que viene a bagar solos por la jungla y que nos llenan los días de novedades, ya sea en forma de desayunos o de peli y palomitas.

Y porque nuestra pequeña le pone color a toda esta neblina…

.

sé que sale borrosa, pero me encanta

Días de pensamientos, mañanas de planes. Mañana os enseño una exposición en Lincon Center que nos sorprendió gratamente.

Feliz Viernes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s